Una Selección de oraciones de la fe Bahá'í

Enlace al fin del documento

Oraciones por Bahá'u'lláh (enlaces a)

¡Alabado sea tu Nombre, oh Señor mi Dios! Yo te suplico por

¿Cómo puedo yo desear dormir, oh Dios, mi Dios,

Crea en mí un corazón puro, oh mi Dios,

He despertado bajo tu amparo, oh mi Dios, y corresponde

La oscuridad ha envuelto a todos los pueblos, oh mi Dios,

¡Oh Dios! Abre la puerta. Provee los medios; haz seguro

¡Oh mi Dios, mi Maestro, el objeto de mi deseo!

¡Oh mi Dios, oh mi Dios! Une los corazones de tus siervos

Te alabo, oh mi Dios, por haberme despertado de mi sueno,

Tu nombre es mi curación, oh mi Dios,

Tú ves, oh Señor, nuestras manos suplicantes levantadas



Oraciones por el Báb (enlaces a)

¡Alabado seas Tú, oh Señor! Perdónanos nuestros pecados,

En el nombre de Dios, el Vencedor de los más victoriosos,

¿Hay alguien que quite las dificultades salvo Dios?

¡Oh Señor! Permite que los pueblos de la tierra sean admitidos

¡Oh Señor! Tú eres quien disipa todas las penas y elimina

Te suplico por Tu poder, ¡oh mi Dios! No permitas que ningún



Oraciones por 'Abdu'l-Bahá (enlaces a)

Haz descender sobre tus siervos aquello que

Haz que se reúnan, oh Señor, por medio del poder de tu

¡Oh Dios! Cría a este niño pequeño en el seno de tu amor y

¡Oh Dios! Educa a estos niños. Ellos son las plantas de tu

¡Oh Dios! Guíame, protégeme, haz de mí una lámpara

¡Oh Dios, mi Dios! Ayuda a tus siervos leales a tener corazones

¡Oh Dios! Refresca y alegra mi espíritu. Purifica mi corazón.

¡Oh Glorioso Señor! Ayúdame a reprimir toda inclinación

¡Oh mi Señor! ¡Oh mi Señor! Soy un niño de tierna edad.

¡Oh Señor! En esta Dispensación, la Más Grande, Tú aceptas

¡Oh, Señor! Haz de estos niños plantas excelentes.

¡Oh Señor incomparable! Sé Tú un amparo para este pobre niño,

¡O Tú, Dios bondadoso! Estos niños encantadores son obra

¡Oh Tú, Gloria del Más Glorioso! Concede que los pueblos



Enlace al comenzio o fin del documento



Oraciones reveladas por Bahá'u'lláh

¡Alabado sea tu Nombre, oh Señor mi Dios! Yo te suplico por tu Nombre - mediante el cual la hora ha sonado, la resurrección se ha realizado, el espanto y temblor se han apoderado de todos los que existen en el cielo y en la tierra - que hagas llegar desde tu cielo de misericordia y desde las nubes de tu tierna compasión aquello que causará el regocijo de los corazones de tus siervos que se han vuelto hacia Ti y que han ayudado a promulgar tu Causa.

¡Oh mi Señor! Protege a tus siervos de los dardos de las fantasías inútiles y de las ociosas imaginaciones y dales de beber, con tu mano de gracia, de las dulces aguas de tu saber. Verdaderamente Tú eres el Todopoderoso, el Más Exaltado, el que siempre perdona, el Más Generoso.

por Bahá'u'lláh


¿Cómo puedo yo desear dormir, oh Dios, mi Dios, cuando los ojos de aquellos que te anhelan están despiertos a causa de su separación de Ti? ¿Y cómo puedo yo reposar, mientras las almas de quienes te aman están muy afligidas debido a su lejanía de tu presencia?

Oh mi Señor, he encomendado mi espíritu y todo mi ser a la diestra de tu poder y tu protección, y pongo mi cabeza sobre la almohada por medio de tu poder y la levanto de acuerdo con tu voluntad y tu complacencia. Tú eres en verdad el Preservador, el Guardián, el Omnipotente, el Más Poderoso.

¡Por tu poder! Yo no pido, ya sea dormido o despierto, sino lo que Tú deseas. Soy tu siervo y estoy en tus manos. Ayúdame bondadosamente a realizar aquello que pueda derramar la fragancia de tu agrado. Esta es en verdad mi esperanza y la esperanza de aquellos que disfrutan de la proximidad a Ti. ¡Alabado seas Tú, oh Señor de los mundos!

por Bahá'u'lláh


Crea en mí un corazón puro, oh mi Dios, y renueva una conciencia tranquila dentro de mí, oh mi esperanza. Por medio del espíritu del poder, confírmame en tu Causa, oh mi Bienamado, y por la luz de tu gloria revélame tu sendero, oh Tú, el objeto de mi deseo. Mediante la fuerza de tu transcendente poder elévame hasta el cielo de tu santidad, oh fuente de mi ser, y por las brisas de tu eternidad alégrame, oh tú que eres mi Dios. Haz que tus eternas melodías me inspiren tranquilidad, oh mi compañero, y que las riquezas de tu antiguo semblante me libren de todo excepto de Ti, oh mi Maestro, y que las nuevas de la revelación de tu incorruptible Esencia me traigan alegría, oh Tú que eres el más manifiesto de lo manifiesto y el más oculto de lo oculto.

por Bahá'u'lláh


He despertado bajo tu amparo, oh mi Dios, y corresponde a quien busca tal amparo permanecer dentro del santuario de tu protección y la fortaleza de tu defensa. Ilumina mi ser interior, oh mi Señor, con los resplandores de la aurora de tu Revelación, así como iluminaste mi ser exterior con la luz matinal de tu favor.

por Bahá'u'lláh


La oscuridad ha envuelto a todos los pueblos, oh mi Dios, y ha hecho temblar a la mayoría de tus siervos. Te suplico, por tu Nombre Más Grande, que hagas surgir en cada ciudad una nueva creación que se vuelva hacia Ti, te recuerde entre tus siervos, despliegue por virtud de sus palabras y sabiduría las enseñas de tu victoria y se desprenda de todas las cosas creadas.

Potente eres Tú para hacer lo que te place. No hay Dios sino Tú, el Omnipotente, cuya ayuda todos los hombres imploran.

por Bahá'u'lláh


¡Oh Dios! Abre la puerta. Provee los medios; haz seguro el sendero; muéstranos el camino, a fin de que podamos ser guiados hacia aquellas almas cuyos corazones has preparado para la Causa y que ellas puedan ser guiadas hacia nosotros.

Tú eres el Misericordioso, el Más Generoso, el Todopoderoso.

por Bahá'u'lláh


Enlace al comenzio o fin del documento

¡Oh mi Dios, mi Maestro, el objeto de mi deseo! Este tu siervo busca dormir al amparo de tu misericordia y reposar bajo el dosel de tu gracia, implorando tu cuidado y tu protección.

Yo te ruego, oh mi Señor, por tu ojo que no duerme, que guardes los míos para que no miren a ninguna otra cosa aparte de Ti. Fortalece, pues, su visión, para que puedan distinguir tus signos y contemplar el horizonte de tu Revelación.

Tú eres Aquel ante las manifestaciones de cuya omnipotencia se ha estremecido la quintaesencia del poder.

No hay Dios sino Tú, el Todopoderoso, el que todo lo subyuga, el Incondicionado.

por Bahá'u'lláh


¡Oh mi Dios, oh mi Dios! Une los corazones de tus siervos y revélales tu gran propósito. Que sigan tus mandamientos y permanezcan en tu ley. Ayúdales, oh Dios, en sus esfuerzos y confiéreles fuerza para servirte. ¡Oh Dios! No los abandones a sí mismos, sino guía sus pasos con la luz de tu conocimiento y alegra sus corazones con tu amor. Verdaderamente Tú eres su Auxiliador y su Señor.

por Bahá'u'lláh


Te alabo, oh mi Dios, por haberme despertado de mi sueno, por haberme expuesto a la luz después de mi desaparición y por haberme sacado de mi letargo. He despertado esta mañana con el rostro vuelto hacia los resplandores del sol de tu Revelación, por medio del cual se han iluminado los cielos de tu poder y tu majestad, reconociendo tus signos, creyendo en tu Libro y aferrándome a tu cordón.

Te imploro, por la potencia de tu voluntad y el poder irresistible de tu propósito, que hagas de lo que Tú me revelaste en mi sueño la base más segura para la mansión de tu amor, que está en el corazón de tus amados, y el mejor instrumento para la revelación de los signos de tu gracia y tu amorosa bondad.

Ordena para mí, oh mi Señor, por medio de tu muy exaltada pluma, el bien de este mundo y del venidero. Atestiguo que en tu poder están las riendas de todas las cosas. Tú las cambias como te place. No hay Dios sino Tú, el Fuerte, el Fiel.

Tú eres Aquel que transforma, por medio de su mandato, la humillación en gloria, la debilidad en fortaleza, la impotencia en poder, el temor en calma, la duda en certeza. No hay Dios sino Tú, el Poderoso, el Benéfico.

Tú no decepcionas a nadie que te haya buscado, ni apartas a quien te haya deseado. Ordena para mí lo que sea propio del cielo de tu generosidad y del océano de tu munificencia. Tú eres verdaderamente el Omnipotente, el Más Poderoso.

por Bahá'u'lláh


Tu nombre es mi curación, oh mi Dios, y el recuerdo de Ti es mi remedio. La proximidad a Ti es mi esperanza y el amor por Ti es mi compañero. Tu misericordia hacia mí es mi curación y mi socorro, tanto en este mundo como en el venidero.

Tú verdaderamente eres el Todo Generoso, el que Todo lo Sabe, el Todo Sabio.

por Bahá'u'lláh


Tú ves, oh Señor, nuestras manos suplicantes levantadas hacia el cielo de tu favor y generosidad. Concede que se llenen con los tesoros de tu munificencia y generosos favores. Perdónanos a nosotros, a nuestros padres y a nuestras madres, y cumple todo lo que hemos deseado del océano de tu gracia y divina generosidad. Acepta, oh Amado de nuestros corazones, todos nuestros trabajos en tu sendero. Tú eres, verdaderamente, el Más Poderoso, el Más Exaltado, el Incomparable, el Único, el Perdonador, el Generoso.

por Bahá'u'lláh



Enlace al comenzio o fin del documento

Oraciones reveladas por el Báb

¡Alabado seas Tú, oh Señor! Perdónanos nuestros pecados, ten misericordia de nosotros y permítenos volver a Ti. No permitas que confiemos en nada más que en Ti y concédenos, mediante tu generosidad, lo que Tú amas y deseas y aquello que es digno de Ti. Exalta la posición de aquellos que verdaderamente han creído y perdónales con tu generosa misericordia. Verdaderamente, Tú eres el que ayuda en el peligro, el que subsiste por Sí mismo.

por el Báb


En el nombre de Dios, el Vencedor de los más victoriosos, proclamo que Dios ayudará a todos aquellos que se levanten para servirle.

Nadie tiene poder para privarle de su majestad, de su dominio y de su soberanía.

Pues en el cielo y en la tierra y en todos los reinos de Dios Él es el Victorioso y el Conquistador.

por el Báb


¿Hay alguien que quite las dificultades salvo Dios?
Di: ¡Alabado sea Dios! ¡Él es Dios! Todos somos sus siervos y todos acatamos su mandato.

por el Báb


¡Oh Señor! Permite que los pueblos de la tierra sean admitidos en el Paraíso de tu Fe, para que ningún ser creado se quede fuera de los límites de tu complacencia.

Desde tiempo inmemorial Tú has sido potente para hacer lo que Te place y trascendente por encima de todo lo que Tú deseas.

por el Báb


¡Oh Señor! Tú eres quien disipa todas las penas y elimina todas las aflicciones. Tú eres el que destierra cualquier pena y libera a todo esclavo, el Redentor de cada alma. ¡Oh Señor! Concédeme la libertad mediante tu misericordia y cuéntame entre aquellos siervos tuyos que han obtenido la salvación.

por el Báb


Te suplico por Tu poder, ¡oh mi Dios! No permitas que ningún daño me acose en tiempo de pruebas, y en los momentos de dejadez guía mis pasos rectamente por medio de tu inspiración. Tú eres Dios; potente eres Tú para hacer lo que deseas. Nadie puede resistirse a tu Voluntad ni frustrar tu Propósito.

por el Báb


Enlace al comenzio o fin del documento

Oraciones reveladas por 'Abdu'l-Bahá

Haz descender sobre tus siervos aquello que reconfortará sus corazones, tranquilizará sus almas, renovará sus espíritus y aliviará sus cuerpos.

Tú eres en verdad el Señor de los mundos.

por 'Abdu'l-Bahá


Haz que se reúnan, oh Señor, por medio del poder de tu Convenio y que termine su dispersión por la fuerza de tu promesa.

Unifica sus corazones por el dominio de tu amor. Haz que se amen, para que sacrifiquen sus espíritus, gasten sus bienes y se asocien con amor los unos con los otros.

¡Oh Señor! Haz descender sobre ellos la tranquilidad y la paz. Haz que lluevan sobre ellos en gran abundancia las nubes de tu misericordia.

¡Oh Señor! Permítenos permanecer firmes en tu noble mandato y concédenos tus dádivas mediante tu bondad, tu gracia y tu munificencia.

En verdad Tú eres el Generoso, el Misericordioso, el Benévolo.

por 'Abdu'l-Bahá


¡Oh Dios! Cría a este niño pequeño en el seno de tu amor y dale leche del pecho de tu providencia. Cultiva esta tierna planta en el rosedal de tu amor y ayúdale a crecer mediante las lluvias de tu generosidad. Haz de él un niño del reino y condúcele a tu dominio celestial.

Tú eres poderoso y bondadoso, y Tú eres el que otorga, el Magnánimo, el Señor de incomparable generosidad.

por 'Abdu'l-Bahá


¡Oh Dios! Educa a estos niños. Ellos son las plantas de tu huerto, las flores de tu prado, las rosas de tu jardín. Haz que tu lluvia descienda sobre ellos. Haz que el Sol de la Realidad brille con tu amor sobre ellos. Haz que tu brisa les refresque para que se eduquen, crezcan, se desarrollen y se manifiesten con la máxima belleza.

Tú eres el Donador. Tú eres el Compasivo.

por 'Abdu'l-Bahá


¡Oh Dios! Guíame, protégeme, haz de mí una lámpara brillante y un estrella resplandeciente. Tú eres el Fuerte y el Poderoso.

por 'Abdu'l-Bahá


¡Oh Dios, mi Dios! Ayuda a tus siervos leales a tener corazones afectuosos y sensibles. Asísteles para que difundan, entre todas las naciones de la tierra la luz de guía que proviene del Concurso de lo Alto. En verdad, Tú eres el Fuerte, el Potente, el Poderoso, el que todo lo subyuga, el que siempre da. Verdaderamente Tú eres el Generoso, el Benévolo, el Sensible, el Más Munífico.

por 'Abdu'l-Bahá


Enlace al comenzio o fin del documento

¡Oh Dios! Refresca y alegra mi espíritu. Purifica mi corazón. Ilumina mis poderes. Dejo todos mis asuntos en tus manos. Tú eres mi guía y mi refugio. Ya no estaré triste ni afligido; seré un ser feliz y alegre.

¡Oh Dios! Ya no estaré lleno de ansiedad, ni dejaré que las aflicciones me atormenten, ni persistiré en las cosas desagradables de la vida. ¡Oh Dios! Tú eres más amigo mío que yo lo soy de mí mismo. A Ti me consagro, oh Señor.

por 'Abdu'l-Bahá


¡Oh Glorioso Señor!

Ayúdame a reprimir toda inclinación irregular, a dominar toda pasión rebelde, a purificar todos los impulsos de mi conducta, a conformarme a esa humildad que ninguna provocación pueda descomponer, a tener aquella paciencia que ninguna aflicción pueda abrumar, aquella integridad que intereses egoístas no puedan sacudir, para que así esté yo capacitado para servirte y enseñar tu Palabra.

En verdad Tú eres el Poderoso, el Potente.

por 'Abdu'l-Bahá


¡Oh mi Señor! ¡Oh mi Señor! Soy un niño de tierna edad. Nútreme del pecho de tu misericordia, instrúyeme en el seno de tu amor, edúcame en la escuela de tu guía y desarróllame a la sombra de tu munificencia. Líbrame de la oscuridad; haz de mí una luz brillante; libérame de la desdicha; haz de mí una flor del rosedal; permite que me convierta en siervo ante tu umbral y confiéreme el carácter y la naturaleza de los justos; haz de mí un motivo de munificencia hacia el mundo del hombre y corona mi cabeza con la diadema de la vida eterna.

Verdaderamente Tú eres el Fuerte, el Poderoso, el que ve y el que oye.

por 'Abdu'l-Bahá


¡Oh Señor! En esta Dispensación, la Más Grande, Tú aceptas la intercesión de los hijos en favor de sus padres. Este es uno de los infinitos dones especiales de esta Dispensación. Por tanto, oh Tú bondadoso Señor, acepta la súplica de este siervo tuyo en el umbral de tu unicidad y sumerge a su padre en el océano de su gracia, porque este hijo se ha levantado a prestarte servicio y se está esforzando, en todo momento, en el sendero de tu amor.

Verdaderamente, Tú eres el Donador, el Perdonador y el Bondadoso.

por 'Abdu'l-Bahá


Enlace al comenzio o fin del documento

¡Oh, Señor! Haz de estos niños plantas excelentes. Haz que crezcan y se desarrollen en el Jardín de tu Convenio, y otórgales frescura y belleza mediante las efusiones de las nubes del Reino de Abhá.

¡Oh, Tú, Dios bondadoso! Soy un niño pequeño, exáltame admitiéndome en el reino. Soy terrenal, hazme celestial; soy del mundo de abajo, permíteme pertenecer al reino de arriba; estoy apesadumbrado; permite que me vuelva brillante; soy material, hazme espiritual y concédeme que pueda manifestar tus infinitas generosidades.

Tú eres el Poderoso, el Todo Amoroso.

por 'Abdu'l-Bahá


¡Oh Señor incomparable! Sé Tú un amparo para este pobre niño, un maestro bondadoso y clemente para este alma errante e infeliz. ¡Oh Señor! A pesar de ser plantas inútiles, sin embargo pertenecemos a tu jardín de rosas. Aunque somos arbolitos sin hojas ni flores, sin embargo somos parte de tu huerto. Nutre esta planta, entonces, con las efusiones de las nubes de tu tierna misericordia y vivifica y refresca este arbolito con el hálito reanimador de tu primavera espiritual. Permite que llegue a ser atento, perspicaz y noble, y haz que alcance vida eterna y more para siempre en tu reino.

por 'Abdu'l-Bahá


¡O Tú, Dios bondadoso! Estos niños encantadores son obra de los dedos de tu poder y los signos maravillosos de tu grandeza. ¡Oh, Dios! Protege a estos niños, ayúdales bondadosamente a cultivarse y capacítales para prestar servicios al mundo de la humanidad. ¡Oh, Dios! Estos niños son perlas, haz que se nutran dentro de la concha de tu amorosa bondad.

Tú eres el Munífico, el Todo Amoroso.

por 'Abdu'l-Bahá




¡Oh Tú, Gloria del Más Glorioso! Concede que los pueblos alcancen la capacidad de recibir tus favores, que sus corazones puedan regocijarse por medio de tus buenas nuevas, que sus ojos vean la luz de la realidad y sus oídos escuchen la llamada del reino.

por 'Abdu'l-Bahá




Enlace al comienzo del documento

RETURN TO HOME · Página principal · Los Escritos Sagrados en español · Bahá'í Sacred Writings in Spanish



Autor de HTML: Woodson Gannaway correo electrónico
El documento fue confeccionado en la fecha: 10 de Junio, 1997
Fecha de la última modificación del documento: 4 de Octubre, 1997
La URL de este documento es http://members.aol.com/wgannaway/ORAR01.HTM